¿De verdad el chocolate es tan bueno?


Pedro Gómez-Romero

Aquí lo tiene. El titular de Nature donde se explica lo deja bien claro. El chocolate, el negro, es mejor para la salud que el que contiene leche porque el primero aporta más antioxidantes que el segundo a nuestra sangre.

 
Puede leer el artículo completo, si quiere.
Pinche aquí para cargar un fichero pdf del artículo completo.
Un resumen en español de esta noticia, una perita en dulce para la prensa científica, podría ser el siguiente:(1)
Un grupo de investigadores del “Antioxidant Research Laboratory” del “Nacional Institute for Food and Nutrition Research” de Roma (Italia), junto con un colega del “Institute of Biomedical and Life Sciences” de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) concluyen en un artículo publicado en la prestigiosa revista Nature que la ingestión de chocolate puro induce altos niveles de sustancias antioxidantes en la sangre, que pueden proteger nuestro organismo y promover nuestra salud cardiovascular. Curiosamente este estudio presenta al chocolate negro como el gran benefactor de nuestra salud, por encima del chocolate con leche. Aparentemente la adición de leche neutraliza o minimiza los efectos curativos del propio chocolate. Así que ya saben, relájense y...a comer chocolate todo el mundo.
Se trata de un resumen un tanto aséptico, ciertamente nada sensacionalista, al margen del final “simpático”. Pero a pesar de ello, ese resumen deja mucho que desear. No llega a analizar unos cuantos aspectos del estudio y de sus conclusiones que son tremendamente importantes, e incluso mete la pata en varias ocasiones.
Por ejemplo, en el artículo los autores confiesan haber hecho ingerir a cada uno de los individuos que actuaron como conejillos de indias la nada despreciable cantidad de 100 gramos de chocolate (¡demonios! ¿Dónde había que apuntarse para participar en ese estudio clínico?). Pues sí. El caso es que es muuucho chocolate, la verdad. Y los autores no dicen nada de si estudiaron los efectos de dosis más reducidas del producto.
Otra deficiencia del resumen o nota de prensa de arriba, que no tiene nada que ver con los investigadores sino con el traductor-transcriptor (en este caso yo mismo) es que nadie en el artículo original decía nada de “efectos curativos” del chocolate. Se trata en este caso de uno de esos añadidos, premeditados o involuntarios que cometen los intermediarios, incluso los más bienintencionados y que cambian sustancialmente un mensaje.
¿Debemos entonces dudar de todo lo que leemos?
Si los caminos de la divulgación de la ciencia son tan escabrosos,
si para transmitir una noticia de un hecho científico demostrado con rigor el texto periodístico pierde dicho rigor, ¿hasta qué punto debemos creer lo que leemos?
Éste es un punto en extremo interesante. Nos puede servir para recordar lo obvio: el periodismo científico no deja de ser periodismo. La noticia, aparezca en la sección de Internacional o de Ciencia, no deja de estar filtrada por un intérprete, un intérprete que sin duda intentará hacer un buen trabajo informativo, pero que representará sin duda un filtro para la noticia que redacta. Así que cuando traten de digerir una noticia científica, por favor, recuerden que la noticia no está marcada por los mismos principios que el hecho científico en sí mismo, de la misma forma que una crítica de arte no es arte.

 
Pero acabar así este artículo, que se está convirtiendo en una serie de artículos, no sería justo para los periodistas.

 
Imaginemos un mundo esférico e ideal en el que las noticias científicas fuesen, todas, rigurosa y concienzudamente divulgadas al gran público. Todas escritas bajo la meticulosa vigilancia de los científicos, todas con la aprobación de los expertos.
Llegaría la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad científica a los ciudadanos de ese mundo idílico.
Si le interesa mi propia respuesta a esa pregunta siga leyendo el siguiente tranco de este artículo poliédrico en…
“pues antes el aceite de girasol era más sano que el de oliva”

 
O quizá prefiera dar su propia respuesta, en cuyo caso la leeré con gusto si me la envía a cienciateca@mail.com. Quién sabe, podría incluso añadirla al final y convertir este artículo en el artículo de los cien autores
 
(1) En este link puede encontrar algunos artículos periodísticos de divulgación reales aparecidos en torno a esta misma noticia
De vuelta a http://www.cienciateca.com